¿Por qué los masones dejan la masonería?

En la publicación de hoy vamos a tratar un tema delicado que tiene que ver con la continuidad de los miembros dentro de las logias masónicas y los principales motivos por los que los masones dejan la masonería. Seguro que encontrarás esta información útil ya sea que pertenezcas o no a nuestra institución.

AVISO: Esta publicación está escrita por masones. Pero en este artículo no encontrarás palabras sagradas, tocamientos ni formas de reconocimiento alguno entre los masones. Puedes compartir con total tranquilidad. Al final de esta publicación encontrarás enlaces a publicaciones relacionadas con la masonería y mucho más.

No olvides dejarnos tu opinión en los comentarios al final del artículo.

Si eres masón, es muy probable que por tu cabeza haya pasado dejar la orden por lo menos una vez en tu carrera masónica (a menos que seas muy nuevo). Y si no perteneces a la orden, probablemente te preguntes cuáles son los motivos por los que los masones dejan la masonería.

Sin importar la razón que te lleve a leer este texto, es importante que comprendas una cosa. Este artículo no busca desanimar a los más nuevos o a los que pretenden ingresar. Más bien intenta detectar los puntos débiles que debemos mejorar como institución humana que somos.

Un masón se va porque no encuentra lo que busca

Cuando una persona busca ingresar a la masonería lo hace por distintas motivaciones. Hay personas a las que les atraen el conocimiento y el perfeccionamiento humano; pero también hay gente que llega a las logias buscando el conocimiento del universo, aspectos místicos sobre la vida o respuestas sobre teorías conspirativas.

frustración en las logias masónicas

Lo cierto, es que dentro de la masonería no hay conocimientos mágicos que te proporcionen poderes o o un conocimiento tan secreto que provoque una transformación metal superior. Lo que encontrarás dentro de la orden masónica es un grupo de personas con intereses similares a los tuyos pero con personalidades muy diferentes. Estas personas intentan trabajar en su perfeccionamiento utilizando los conocimientos de la orden como canal.

Si lo que estás buscando es una dinámica como en las películas al estilo Jedi o similar a los videojuegos como en Assassin’s Creed, seguramente acabarás decepcionado.

Se decepciona de sus hermanos o de su logia

Otro de los puntos clave para entender por qué los masones dejan la masonería es la dinámica de las logias.

La masonería tiene diferentes objetivos y formas de ser abordada, pero a final de cuentas todas las aproximaciones a la orden tienen el mismo objetivo, el perfeccionamiento de sus miembros. En este sentido, los masones solemos enfrentarnos con nuestros propios demonios todo el tiempo.

Por ejemplo, si la masonería nos enseña que debemos combatir nuestros vicios pero constantemente batallamos con estos vicios y no lo logramos, entonces estamos “fallando”. Esto último está entre comillas porque es subjetivo, fallar es un concepto que depende de quien lo piense. Así, hay gente dentro de la masonería que, según mi perspectiva de la vida, podría no estar cumpliendo con los ideales de la orden y esto puede decepcionar.

La solución para esto último es no idealizar ni a los hermanos, ni a la logia y mucho menos a la orden. Los masones no somos ideales, ni perfectos. Únicamente aspiramos a ser mejores de lo que éramos cuando ingresamos a la orden.

No consigue avanzar dentro de la orden

Un problema constante y que se presenta principalmente en los masones más nuevos. El avance dentro de la masonería depende de diferentes condiciones y hay que abordarlo con cuidado. En principio, un hermano masón avanza de grado dependiendo del tiempo que lleve en el grado precedente y de los conocimientos que demuestre sobre este; aunque hay excepciones lamentables.

Wilson MN-0003 Mancuernas Neopreno 3 LB Mediano, Color Fucsia
118 Opiniones

Existen jurisdicciones masónicas y logias específicas que comercian con los grados como si se tratara de un modelo de negocio. Y, aunque todos los grados tienen un costo por conceptos administrativos, esto no quiere decir que se deban “vender”. En otras palabras, además de lo que un hermano pueda pagar por gastos administrativos, este debe mostrar destreza suficiente para ser candidato, y no suplir su habilidad con un costo más elevado con tal de pasar de grado.

Así, hay jurisdicciones masónicas más serias en las que se pasa de grado a partir de evaluaciones y el cumplimiento del tiempo necesario para avanzar. En estos grupos puede ser más complicado avanzar de grado y esto llega a frustrar a algunos. Estadísticamente y con base en la experiencia, hemos notado que el grado en el que más hermanos deciden irse de la masonería es el segundo grado.

Las razones de esto no quedan claras; sin embargo, es importante mencionar que el paso de un grado a otro es simplemente responsabilidad del hermano en cuestión. Dependerá de tu esfuerzo, del tiempo que lleves en el grado y de los conocimientos adquiridos, por lo menos en condiciones normales.

Los masones dejan la masonería porque esperan más de lo que hay

No cabe duda que uno de los principales aspectos los los que los masones dejan la masonería es precisamente el relacionado con las expectativas. No sólo se trata de los hermanos, de la logia o de la orden. Se trata de todos esos aspectos juntos.

masones platicando

Aunque la masonería tiene mucho que ofrecer a sus miembros, normalmente no se trata de beneficios “terrenales”. Algunos aspirantes ingresan a la masonería buscando una agencia de colocación laboral, dinero, conexiones políticas y poder. Todos estos aspectos son producto de la cultura popular y del “recuerdo” de personajes de antaño (como Benito Juárez).

Las expectativas a veces son el lastre más grande de la orden y lo peor es que algunos masones contribuyen a este tipo de percepciones. Hay masones que van por la vida aparentando que la masonería les ha dado trabajo, dinero, poder o que han desarrollado poderes metafísicos mágicos. Caballeros, por favor.

Conflictos al interior de la logia

Un gran problema que enfrenta la masonería son los conflictos al interior de la orden. Hay una frase que se menciona mucho de manera coloquial en México y es: “No hay peor enemigo para un mexicano, que otro mexicano”. Y esto se aplica a la masonería, tristemente. Hay logias masónicas en las que se han olvidado las razones por las que se ingresaron.

En algunas logias masónicas, se utiliza el tercer grado únicamente para desarrollar discusiones entre los miembros que conducen a divisiones en el poder y que no conducen a ningún beneficio. Los conflictos políticos o la lucha de poderes al interior de las logias masónicas son un grave problema que enfrentamos cada año.

Si esto lo trasladamos a las dinámicas de poder de las Grandes Logias, resulta peor. Las elecciones de las grandes logias o los temas relacionados con el ejercicio de los recursos económicos de la organización desarrollan una problemática brutal que a muchos hermanos termina por hartar; estos hermanos, que lamentablemente suelen ser personas valiosas, optan por retirarse de la orden, pues no era esto lo que buscaban.

El llamado que nosotros hacemos es a las Grandes Logias y Logias Simbólicas para que este tipo de situaciones no se sigan repitiendo y para que juntos construyamos una masonería más sana. Con más conocimiento y volviendo a las motivaciones primigenias.

Falta de solvencia económica

Lamentablemente no estamos ajenos a los problemas económicos y en una época como la que estamos enfrentando con el tema de la pandemia en la masonería, menos. Esta situación impacta directamente en los bolsillos de los miembros y produce un gran problema para la institución a nivel de membresía.

Origen
1,780 Opiniones
Origen
  • Robert Langdon, profesor de simbología e iconografía religiosa de la universidad de Harvard, acude al Museo Guggenheim Bilbao para asistir a un trascendental anuncio que «cambiará la faz de la ciencia para siempre». El anfitrión de la velada es Edmond Kirsch, un joven multimillonario cuyos visionarios inventos tecnológicos y audaces predicciones lo han convertido en una figura de renombre mundial. Kirsch, uno de los alumnos más brillantes de Langdon años atrás, se dispone a revelar un ...

Y es que, como hemos abordado en otros artículos la masonería cuesta dinero. De cualquier manera, este costo, aunque no sea excesivo en la mayoría de los casos; sí puede representar problemas para un bolsillo que de por sí está gastado por otros factores. Así, algunos hermanos optan por suspender su pertenencia a la orden hasta que logren conseguir ingresos suficientes que les permitan regresar.

En este sentido, hay hermanos que nunca vuelven a regularizarse y que “vagan” entre logias a manera de visita. En algunos casos, hay logias que les permiten esta visita ocasional pero hay otras que sin una membresía activa o afiliación a una logia regular, no les otorgan el ingreso. Se trata de un problema que la masonería debe explorar y solucionar, pues se trata de darle a sus miembros una forma de continuar en la orden; sin que esto provoque problemas de supervivencia.

Conflictos de creencias

El último aspecto que analizaremos en esta publicación es el conflicto de creencias. Como hemos venido explicando, dentro de la masonería, como en el mundo y en cualquier organización, hay personas con todo tipo de creencias. En este sentido, la masonería no es ajena a los problemas derivados de las creencias.

Imaginemos que una logia es un espacio donde conviven una media de 20 personas con diferentes formas de ver la vida, con creencias distintas, con oportunidades económicas y laborales diversas. Es por esta razón que en la mayoría de las logias masónicas se prohibe abordar temas relacionados con la política y la religión, pues se trata de aspectos que conducen al conflicto.

Conflictos en la orden

A pesar de los esfuerzos por que las logias no tengan este tipo de problemas, los llega a haber. Las logias se pueden llegar a fracturar y a crear “bandos” si las creencias o las formas de pensar dejan de ser compatibles. A veces esto termina “bien” para la institución y se terminan creando nuevas logias. Pero en la mayoría de los casos, estas nuevas logias son muy poco productivas y quienes crearon el conflicto original lo vuelven a hacer.

Se trata de un problema tan grave que a veces desemboca en que los miembros más ajenos a esta dinámica optan por retirarse al no ser de su agrado estar peleando con todo mundo que piense diferente.

Consideraciones Finales

No cabe duda que existen muchas razones por las que los masones dejan la masonería. Y aunque no tenemos la certeza de que en algún momento logremos sortear estos conflictos, debemos aspirar a conseguirlo. La masonería enfrenta problemas constantes derivados de su propia dinámica y de la resistencia al cambio y al avance. Pero, si algo nos ha demostrado la historia de la humanidad, es que es necesario evolucionar como institución si no queremos quedarnos en el camino.

Hemos llegado al fin de este artículo, les agradecemos por sus grandes muestras cariño y recordándoles que nos pueden seguir en Facebook, InstagramTwitter y Pinterest. Les agradecemos por todo su apoyo, este proyecto se realiza con mucho esfuerzo para que tengan contenido de calidad disponible en su idioma. Nos gustaría saber qué opinas de este y otros artículos en la sección de comentarios.

No olviden compartir el artículo en redes y con sus hermanos, nos ayudan mucho recomendándonos y siguiéndonos en nuestras redes sociales.

Saludos de parte del equipo de El Blog del Masón.

Maestro Masón.

Boletín Masónico GRATUITO

Mantenemos tu información privada y compartimos tus datos únicamente con los proveedores que hacen posible este servicio. Lee nuestra Política de Privacidad

Última actualización el 2021-04-20 at 14:00 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario