Hermetismo, Alquimia y Kabbalah en la Masonería


En el artículo de hoy nos sumergiremos en un fascinante viaje a través de tres pilares que han alimentado la esencia oculta de la masonería: el hermetismo, la alquimia y la Kabbalah. A lo largo de los siglos, la masonería ha sido considerada un refugio de sabiduría ancestral y secretos ocultos que han dejado perplejo a más de uno.

Acompáñanos en este recorrido donde desentrañaremos los lazos esotéricos que han forjado los cimientos de esta enigmática hermandad y descubriremos cómo estas antiguas tradiciones siguen influyendo en el mundo moderno.

Prepárate para un viaje de conocimiento y sabiduría oculta mientras desvelamos los misterios que rodean al hermetismo, la alquimia y la Kabbalah en la masonería. ¡Adéntrate con nosotros en este fascinante universo de símbolos y significados ocultos!

No olvides visitar nuestra tienda de paramentos o arreos masónicos: The Different Society – Masonic Regalia.

tienda arreos masónicos

AVISO: Esta publicación está escrita por masones. Pero en este artículo no encontrarás palabras sagradas, tocamientos ni formas de reconocimiento alguno entre los masones. Puedes compartir con total tranquilidad. Al final de esta publicación, encontrarás enlaces a publicaciones relacionadas con la masonería y mucho más.

Antes de iniciar conviene hacer algunas aclaraciones:

  • La masonería es una institución fraternal de carácter iniciático, por lo que el uso de rituales, símbolos, medios de reconocimiento, palabras y tocamientos es común. Sin embargo, estos elementos no son exclusivos de la masonería. Algunos inclusive han sido tomados de otras escuelas iniciáticas.
  • Tanto el hermetismo, como la alquimia y la Kabbalah, son escuelas de pensamiento con características esotéricas que han alimentado a ciertos grados masónicos, pero no a todos.
  • La masonería y estas escuelas de pensamiento pueden estar ligadas en ciertos aspectos pero como siempre mencionamos, no hay que caer ni en los absurdos ni en los excesos. “No todo lo que brilla es masonería”.

La Masonería y sus Raíces Esotéricas

La masonería es una antigua y enigmática fraternidad que ha intrigado a lo largo de la historia debido a sus rituales secretos y símbolos misteriosos. Sus raíces esotéricas se entrelazan con tres tradiciones fundamentales: el hermetismo, la alquimia y la Kabbalah.

El hermetismo, basado en los escritos atribuidos a Hermes Trismegisto, busca el conocimiento oculto y la sabiduría trascendental. Estos principios han influido en la filosofía masónica y en su simbolismo, que a menudo transmite significados profundos y alegóricos.

La alquimia, un antiguo arte y ciencia, no solo persigue la transmutación de la materia, sino también el crecimiento interior y la búsqueda de la perfección espiritual. La masonería ha adoptado estos principios simbólicamente, enfocándose en la transformación personal y la evolución espiritual.

Por otro lado, la Kabbalah, una antigua tradición mística judía, ha aportado símbolos y enseñanzas sobre la naturaleza divina y los secretos del universo. En la masonería, los símbolos kabbalísticos se utilizan para transmitir conceptos esotéricos y trascendentales.

Estas raíces esotéricas han dotado a la masonería de una rica tradición de conocimientos ocultos y búsqueda espiritual. A lo largo de los siglos, la fraternidad masónica ha sido un lugar de estudio y reflexión, manteniendo sus secretos y enseñanzas en sus rituales y grados.

Aunque las interpretaciones pueden variar, la presencia del hermetismo, la alquimia y la Kabbalah en la masonería sigue despertando interés y fascinación en aquellos que buscan descubrir los enigmas y significados ocultos que yacen detrás de sus puertas cerradas. La masonería continúa siendo un mundo enigmático, donde sus raíces esotéricas siguen siendo objeto de investigación y debate, desafiando a los curiosos a explorar los secretos de esta antigua fraternidad.

¿Qué es el hermetismo?

El hermetismo es una antigua corriente filosófica y espiritual que busca el conocimiento oculto y la sabiduría trascendental. Su origen se atribuye a los escritos atribuidos a Hermes Trismegisto, una figura mítica que se dice habría vivido en el antiguo Egipto. Estos escritos, conocidos como los “Textos Herméticos”, abarcan una amplia gama de temas que incluyen la astrología, la alquimia, la magia y la teología.

El hermetismo se basa en la idea de que existe una conexión profunda entre el macrocosmos (el universo) y el microcosmos (el individuo). Se enfoca en el estudio de las leyes universales y cómo se reflejan en el ser humano. Los principios herméticos enfatizan la idea de que el conocimiento y la sabiduría se pueden obtener a través de la introspección y la búsqueda interna.

En la corriente hermética, se considera que el conocimiento oculto es la clave para alcanzar la comprensión de la realidad y la divinidad. Los adeptos del hermetismo buscan descubrir la verdad trascendental y desarrollar una conexión más profunda con el mundo que les rodea.

En la historia, el hermetismo ha influido en diversas corrientes filosóficas, esotéricas y religiosas. Desde la antigüedad hasta la Edad Media, sus enseñanzas se difundieron en diferentes culturas y sociedades.

En la actualidad, el hermetismo sigue siendo objeto de estudio y reflexión para aquellos interesados en las tradiciones esotéricas y la búsqueda de significado más profundo. Se ha convertido en una fuente de inspiración para diversas corrientes espirituales y filosóficas, y sigue desafiando a las mentes curiosas a explorar los misterios del conocimiento oculto y su aplicación práctica en la vida cotidiana.

Hermetismo, Alquimia y Kabbalah: Un Vínculo Eterno

El hermetismo, basado en los textos atribuidos a Hermes Trismegisto, se centra en el conocimiento oculto y la sabiduría trascendental. Sus enseñanzas han sido clave para comprender la naturaleza divina y el universo.

La alquimia, por su parte, es un antiguo arte y ciencia que busca la transmutación y la mejora de la materia y el espíritu. Los principios alquímicos se han aplicado simbólicamente en la búsqueda de autorrealización y perfección personal.

La Kabbalah, una tradición mística judía, aporta símbolos y secretos divinos. Busca comprender la conexión entre lo divino y lo terrenal a través de la interpretación de textos sagrados.

También te puede interesar  Instrucción masónica ¿Por qué es importante?

Estas tres tradiciones esotéricas han dejado una huella profunda en la espiritualidad humana. Su interconexión ha influido en diversas corrientes filosóficas y religiosas, permeando la historia y desafiando a las mentes inquisitivas.

A lo largo del tiempo, el hermetismo, la alquimia y la Kabbalah han nutrido la comprensión del mundo y del ser humano. Su vínculo eterno sigue inspirando a quienes buscan desvelar los misterios del universo y su propósito. Su influencia persiste en la actualidad, y su legado esotérico continúa siendo objeto de estudio y exploración para aquellos que anhelan una comprensión más profunda de la vida y la existencia misma.

¿Qué es la Alquimia?

La alquimia es una antigua disciplina que tiene sus raíces en la antigüedad y se desarrolló en diversas culturas a lo largo de la historia, especialmente en el período medieval y renacentista. Esta ciencia abarca tanto aspectos filosóficos como prácticos y se ha entendido de diferentes formas a lo largo del tiempo.

En su sentido más conocido, la alquimia se asocia a la búsqueda de la transmutación de los metales vulgares en oro, y la creación de la piedra filosofal, una sustancia mística que se creía que confería la inmortalidad y la sabiduría eterna. Aunque estas metas materiales eran parte de la alquimia, en su esencia, la alquimia también abarcaba un significado espiritual y filosófico.

La alquimia espiritual se refería a la transmutación interna del individuo, la purificación del alma y la búsqueda de la iluminación. Los alquimistas veían su trabajo con los elementos y sustancias químicas como una metáfora para la evolución y desarrollo del ser humano hacia una versión más elevada y pura de sí mismos.

Además, la alquimia tenía un enfoque en la búsqueda de la sabiduría trascendental y el conocimiento oculto. Los alquimistas estudiaban símbolos, textos y signos para descifrar los secretos del universo y la naturaleza divina.

Con el tiempo, la alquimia evolucionó y sentó las bases para la ciencia moderna, ya que muchos alquimistas realizaron experimentos químicos y descubrieron procesos y sustancias valiosas. Aunque algunos aspectos de la alquimia eran pseudocientíficos, su legado perdura en el desarrollo de la química y la búsqueda del conocimiento y la transformación, tanto en el plano material como en el espiritual.

Alquimia y hermetismo

El hermetismo y la alquimia comparten una estrecha relación en la búsqueda del conocimiento oculto y la transformación. La alquimia, además de ser una antigua ciencia que perseguía la transmutación de metales en oro, también tenía un profundo significado espiritual. En su sentido esotérico, la alquimia buscaba la transmutación interna del individuo, la búsqueda de la piedra filosofal que representaba la perfección y la iluminación.

Esta transformación interior y crecimiento espiritual es uno de los pilares fundamentales de la alquimia hermética. Los alquimistas buscaban no solo mejorar la materia, sino también su propio ser interior, evolucionando hacia una versión más elevada y pura de sí mismos.

En la alquimia hermética, cada proceso de transmutación tenía una correspondencia con el desarrollo del individuo en su camino espiritual. La búsqueda de la piedra filosofal representaba la iluminación y la conexión con lo divino, mientras que la destilación y purificación del material reflejaban la purificación del alma.

El hermetismo, como filosofía espiritual, también enfatiza la importancia del crecimiento interior y la autorrealización. A través del conocimiento oculto y la sabiduría trascendental, el hermetismo busca comprender la conexión entre el ser humano y el universo.

Alquimia Práctica: Transformando lo Material y lo Espiritual

La alquimia no solo se refiere a la búsqueda de la transmutación de los metales en oro, sino que también tiene un significado simbólico. Los alquimistas buscaban la “Gran Obra”, que implicaba la transmutación interna del individuo, la purificación del alma y la búsqueda de la sabiduría y la iluminación.

La alquimia práctica abarca dos dimensiones: la transformación de elementos físicos y la evolución espiritual del individuo. En el plano material, los alquimistas trabajaban con sustancias y procesos químicos para transformar los elementos, pero también entendían estos procesos como metáforas para la evolución del alma humana.

La alquimia práctica implicaba la purificación de las impurezas tanto en la materia como en el espíritu, buscando alcanzar la perfección y la unión con lo divino. La alquimia espiritual se centraba en la transmutación del ser interior, liberándose de los aspectos más oscuros y limitantes de la personalidad para acceder a una mayor comprensión y conexión con lo divino.

Alquimia Espiritual: El Arte de la Transformación Interna

La alquimia va más allá de la búsqueda de transmutar metales en oro; en su sentido esotérico, busca la transmutación interna del ser humano. Los alquimistas buscaban la “Gran Obra”, que implica la purificación y perfeccionamiento del alma.

La alquimia espiritual implica un proceso de autotransformación, en el que el individuo trabaja para liberarse de las limitaciones y apegos del ego, purificando y elevando su ser interior. Se busca la purificación del alma y la conexión con lo divino.

Este proceso de transformación interior es arduo y complejo, pero promete una mayor comprensión de la naturaleza del ser y del universo. Los alquimistas aspiraban a descubrir la sabiduría esotérica que les permitiera evolucionar espiritualmente y alcanzar la iluminación.

La alquimia espiritual también se enfoca en la búsqueda de la piedra filosofal, que representa la perfección y la unidad con lo divino. La piedra filosofal es un símbolo de la culminación de la obra alquímica interna, donde el individuo se ha transformado completamente y alcanzado un estado superior de conciencia.

¿Qué es la Kabbalah?


La Kabbalah, también conocida como Cábala, es una antigua tradición mística y esotérica del judaísmo que busca la comprensión de la naturaleza divina y los secretos del universo a través de la interpretación de textos sagrados y símbolos. Esta tradición tiene sus raíces en la antigüedad, pero ha sido transmitida y desarrollada a lo largo de los siglos.

En su esencia, la Kabbalah busca entender la estructura y el funcionamiento del universo, así como la relación del ser humano con lo divino. Uno de los conceptos más importantes en la Kabbalah es el Árbol de la Vida, un símbolo que representa la estructura del cosmos y la conexión entre lo divino y lo terrenal.

La Kabbalah es conocida por sus enseñanzas esotéricas y su enfoque en el estudio de los textos sagrados, como la Torá. Los kabbalistas buscan desentrañar el significado oculto y profundo de estos textos mediante la interpretación de su simbolismo y numerología.

También te puede interesar  11 Actitudes que todo masón debe evitar (parte 2)

La Kabbalah también abarca temas como la creación del mundo, la naturaleza del alma y el propósito de la existencia humana. Se enfoca en el desarrollo espiritual y la evolución del ser humano hacia una mayor conexión con lo divino.

A lo largo de la historia, la Kabbalah ha ejercido una influencia significativa en el pensamiento y la espiritualidad judía, y también ha influido en otras tradiciones religiosas y esotéricas. En la actualidad, existen diferentes corrientes de la Kabbalah, algunas más tradicionales y enfocadas en el judaísmo, y otras más eclécticas y adaptadas a una audiencia más amplia.

La Kabbalah sigue siendo un objeto de estudio y práctica para aquellos que buscan una comprensión más profunda de la naturaleza del ser y el universo, y continúa siendo una fuente de inspiración para aquellos que buscan el camino de la sabiduría y la conexión espiritual.

Kabbalah y el hermetismo

El hermetismo y la Kabbalah comparten una búsqueda común: la búsqueda de la verdad universal y la comprensión trascendental del universo y la divinidad. El hermetismo, basado en los textos atribuidos a Hermes Trismegisto, se enfoca en el conocimiento oculto y la sabiduría espiritual. De manera similar, la Kabbalah es una antigua tradición mística judía que busca comprender la naturaleza divina y los secretos del universo a través de la interpretación de textos sagrados y símbolos.

Estas dos tradiciones esotéricas han influido en diversas corrientes filosóficas y espirituales a lo largo de la historia, incluida la masonería. La masonería es una fraternidad discreta con una rica tradición de símbolos y rituales que buscan transmitir conocimientos esotéricos y enseñanzas profundas a sus miembros.

La masonería ha incorporado símbolos y conceptos de ambas tradiciones esotéricas en su filosofía y prácticas. Los símbolos kabbalísticos, como el Árbol de la Vida, se utilizan en los rituales y grados masónicos para transmitir enseñanzas sobre la naturaleza divina y el camino hacia la iluminación.

Además, el hermetismo ha dejado una huella en los principios y filosofía masónicos, enfatizando la importancia de la búsqueda de la verdad oculta y la sabiduría trascendental.

La relación entre el hermetismo, la Kabbalah y la masonería se entrelaza en la búsqueda del conocimiento espiritual y la comprensión del mundo. La masonería ha adoptado elementos de estas dos tradiciones esotéricas para enriquecer su filosofía y transmitir enseñanzas profundas a sus miembros. La búsqueda de la verdad universal y la conexión con lo divino son temas recurrentes en todas estas tradiciones, y continúan siendo objeto de estudio y reflexión para aquellos que buscan una comprensión más profunda del ser y del universo.

Kabbalah: El Árbol de la Vida en la Masonería

El Árbol de la Vida es un símbolo kabbalístico que representa la estructura del universo y la conexión entre lo divino y lo terrenal. Consiste en diez sefirotes (esferas) que están interconectadas por veintidós senderos, cada uno asociado con una letra hebrea y un significado esotérico. Cada sefirot representa un aspecto diferente de la naturaleza divina y la experiencia humana.

En la masonería, el simbolismo del Árbol de la Vida ha sido adoptado y utilizado en sus rituales y enseñanzas. Representa la búsqueda de la verdad y la iluminación, así como el camino hacia el conocimiento espiritual y la autorrealización.

El Árbol de la Vida también está relacionado con el proceso de transformación interna del individuo en la masonería. Cada sefirot y sendero representan etapas en el crecimiento espiritual y la evolución del ser humano. Los masones trabajan para alcanzar un mayor entendimiento de sí mismos y del universo a través del estudio y la meditación en estos símbolos.

Además, el Árbol de la Vida en la masonería simboliza la unidad entre lo divino y lo humano, al igual que en la Kabbalah. Representa la interconexión de todas las cosas y la comprensión de que el individuo es parte de un todo más grande y trascendental.

Símbolos Esotéricos en la Masonería

El hermetismo y la masonería están estrechamente vinculados a través del uso de símbolos esotéricos que transmiten enseñanzas y conocimientos ocultos. El hermetismo, basado en los textos atribuidos a Hermes Trismegisto, es una filosofía espiritual que busca el conocimiento oculto y la sabiduría trascendental. Los símbolos juegan un papel crucial en esta tradición, ya que comunican conceptos profundos de manera alegórica y simbólica.

En la masonería, el simbolismo desempeña un papel fundamental en sus rituales y enseñanzas. Los masones utilizan una amplia gama de símbolos esotéricos, muchos de los cuales tienen sus raíces en el hermetismo, para transmitir conocimientos ocultos y enseñanzas espirituales a sus miembros.

Algunos de los símbolos más importantes en la masonería que tienen su origen en el hermetismo incluyen el compás y la escuadra, que representan la búsqueda de la verdad y la rectitud. El ojo que todo lo ve, un símbolo de la vigilancia divina y la conciencia humana, también tiene sus raíces en la tradición hermética.

Además, el simbolismo de los números, los colores y los elementos se entrelaza en la masonería, influenciados por el hermetismo y sus principios esotéricos. Estos símbolos proporcionan un lenguaje oculto y codificado para los masones, permitiéndoles comunicarse y entender conceptos profundos y trascendentales.

El uso de símbolos esotéricos en la masonería no solo enriquece su filosofía, sino que también ayuda a sus miembros a profundizar en su búsqueda de conocimiento y crecimiento espiritual. Los símbolos actúan como una guía en el camino de autorrealización y perfección personal, buscando despertar la comprensión de la naturaleza divina y el misterio del universo.

La Influencia del Hermetismo en los Rituales Masónicos

El hermetismo ha ejercido una profunda influencia en los rituales masónicos, enriqueciendo la filosofía y prácticas espirituales de la masonería. El hermetismo es una antigua tradición esotérica que se basa en los textos atribuidos a Hermes Trismegisto y busca el conocimiento oculto y la sabiduría trascendental. En la masonería, esta corriente espiritual ha dejado una huella significativa en sus rituales y enseñanzas.

Los rituales masónicos están imbuidos de simbolismo y alegorías que tienen sus raíces en el hermetismo. Los símbolos masónicos, como el compás y la escuadra, la piedra bruta y el ojo que todo lo ve, reflejan conceptos esotéricos que transmiten enseñanzas profundas sobre el crecimiento espiritual y la búsqueda de la verdad.

La influencia del hermetismo en los rituales masónicos se evidencia en la búsqueda del conocimiento oculto y la sabiduría trascendental. Los masones se esfuerzan por desvelar los misterios del universo y su propia naturaleza, utilizando los rituales como vehículos para su evolución espiritual y autorrealización.

También te puede interesar  ¿Cómo ser un buen masón?

Además, el hermetismo resalta la importancia de la búsqueda interna y la introspección como vías para acceder al conocimiento espiritual. En la masonería, esta búsqueda interior se refleja en la iniciación y progresión por los grados, donde el masón trabaja en su propio crecimiento espiritual y en su conexión con lo divino.

La influencia del hermetismo también se aprecia en la alquimia espiritual presente en los rituales masónicos. La alquimia, que busca la transmutación interior y la purificación del alma, se simboliza en los rituales masónicos. En estos, el masón trabaja en la purificación de su propio ser y en la búsqueda de la verdad.

El Legado Esotérico en la Masonería Moderna

El legado esotérico del hermetismo en la masonería se manifiesta en la búsqueda de la verdad oculta y el conocimiento espiritual. Los masones aspiran a descubrir los secretos del universo y de su propia naturaleza a través de la interpretación de símbolos y alegorías.

Los rituales masónicos están cargados de simbolismo hermético, como el compás y la escuadra, la piedra bruta y el ojo que todo lo ve. Son elementos que representan conceptos esotéricos que guían al masón en su camino de autorrealización y evolución espiritual.

El legado esotérico del hermetismo en la masonería moderna también abarca la alquimia espiritual. Los principios alquímicos, como la transmutación interior y la búsqueda de la piedra filosofal, se reflejan simbólicamente en los rituales masónicos, invitando a los masones a purificar su ser interior y alcanzar un estado de perfección espiritual.

Además, el hermetismo ha influenciado la concepción de la divinidad en la masonería moderna. Los masones reconocen la existencia de un Gran Arquitecto del Universo, una deidad trascendental que representa el principio creador y ordenador del cosmos. Esto genera consonancia con la visión hermética de lo divino.

¿En qué rituales podemos encontrar elementos de estas corrientes de pensamiento?

Dentro de la masonería contemporánea, es fácil encontrar los rastros que dejaron las corrientes del pensamiento que hemos abordado en nuestro artículo. Rituales como el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el Rito Frances y sus derivados, el Rito de Memphis-Mizraim e incluso los rituales de masonería cristiana como el Rito Sueco, son algunos de los sistemas que se han visto influidos. De cualquier manera, tanto la alquimia, como el hermetismo y la Kabbalah son temas que han influenciado no sólo a pensadores pertenecientes a la orden masónica, sino a personas externas a nuestra agrupación.

No todos los masones creen en lo esotérico de la francmasonería

Llegados a este punto es importante mencionar que dentro de la masonería existen posturas encontradas en lo que se refiera a estos temas. Existen hermanos que contemplan una vida masónica mucho más cercana a los saberes esotéricos de los que aquí hemos hablado. Estos hermanos suelen partir de la idea de que la masonería es, en esencia, una escuela esotérica.

Por otra parte, existen hermanos que consideran que la masonería es una escuela de pensamiento. Que es una fraternidad y una agrupación con objetivos más próximos a la construcción moral del ser. Para estos miembros, la masonería no encierra saberes ocultos, sino únicamente enseñanzas ético-morales para ser un mejor individuo. Se trata de una postura mucho más sobria y cercana al aquí y al ahora, no a la trascendencia del ser espiritual.

Finalmente podríamos encontrar a un tercer grupo, los “moderados”. Estos hermanos consideran que la masonería es una escuela de pensamiento de carácter espiritual, ligada sí a lo divino pero con una aproximación cercana al individuo y a su relación con la colectividad. En otras palabras, la masonería, para estos hermanos, es una aproximación a la comprensión de la creación divina y la misión de los individuos a ser mejores personas para hacer el bien a los demás.

Sin importar cuál sea la corriente que decidamos elegir para guiar nuestra carrera masónica, es crucial comprender que cada sistema y ritual masónico tiene algo para enseñarnos, ya sea de características esotéricas o no.

¿Cuándo sí y cuándo no estamos ante temas esotéricos en la masonería?

Como mencionamos en líneas anteriores, dentro de la masonería existen corrientes de pensamiento distintas y enfoques iniciáticos específicos que convierten a los rituales en más o menos “esotéricos”.

Los rituales más cercanos al hermetismo, la alquimia o la Kabbalah son los creados a partir de la escuela francesa y surgen cerca del siglo XVIII. Mientras que los rituales con características más “terrenales” por llamarlos de alguna manera, son los nacidos en Inglaterra en el medioevo y posteriores. Esto obedece, principalmente a la eterna lucha entre el empirismo inglés y el materialismo francés.

Consideraciones Finales sobre el Hermetismo, Alquimia y Kabbalah en la Masonería

En conclusión, el hermetismo, la alquimia y la Kabbalah han dejado un legado esotérico profundo e impactante en la masonería moderna. Los principios herméticos, como la búsqueda de la verdad oculta, la alquimia espiritual y la conexión con lo divino, han enriquecido la filosofía, los rituales y el simbolismo masónicos. Los masones encontramos en esta influencia espiritual una guía para su evolución personal y su búsqueda de la sabiduría trascendental. El hermetismo continúa inspirando a los miembros de la masonería en su camino de autorrealización y comprensión del misterio de la existencia. Esto mantiene viva la conexión entre estas dos poderosas tradiciones esotéricas.

Hemos llegado al fin de este artículo, les agradecemos por sus grandes muestras cariño y recordándoles que nos pueden seguir en nuestras redes sociales:

Además, te invitamos a formar parte de nuestra comunidad en el Grupo Oficial de Facebook de El Blog del Masón. Les agradecemos por todo su apoyo, este proyecto se realiza con mucho esfuerzo para que tengan contenido de calidad disponible en su idioma. Nos gustaría saber qué opinas de este y otros artículos en la sección de comentarios.

No olviden compartir el artículo en redes y con sus hermanos, nos ayudan mucho recomendándonos y siguiéndonos en nuestras redes sociales.

Saludos de parte del equipo de El Blog del Masón.

Maestro Masón.

2 comentarios en «Hermetismo, Alquimia y Kabbalah en la Masonería»

  1. Muy importante estos componentes (Hermetismo, Alquimia y Kabbalah) tres antiguas tradiciones que han tenido un vinculo eterno, que han sido muy significativos en la Masonería.

    Responder

Deja un comentario