El Segundo Vigilante. El profesor por excelencia

Una de las tareas más importantes que se pueden tener dentro de las logias masónicas es la de ser Segundo Vigilante. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta importante tarea de preparar a los que mañana serán los futuros compañeros y maestros masones de una logia.

AVISO: En este artículo no encontrarás palabras sagradas, tocamientos ni formas de reconocimiento alguno entre los masones. Puedes compartir con total tranquilidad. Al final de esta publicación encontrarás enlaces a publicaciones relacionadas con la masonería y mucho más.

¿Es un funcionario, oficial, dignatario?

En algunas jurisdicciones, el Segundo Vigilante, junto al Venerable Maestro y al Primer vigilante reciben el nombre de “Dignatarios”. Pero, para efectos prácticos y para homologar este artículo con los usos internacionales, nos vamos a limitar a llamarle Oficial.

¿Qué sitio ocupa el Segundo Vigilante dentro de una logia?

La respuesta pudiera parecer bastante obvia, en el sur de la logia. Sin embargo, hay que matizar esto último. Existen sistemas masónicos en los que el Segundo Vigilante no se ubica en el centro del lado sur de la logia o del templo como se acostumbra en buena parte de las logias latinoamericanas.

Mandil rojo de segundo vigilante

En algunos sistemas, se suele ubicar junto al Primer vigilante, ambos en el occidente de la logia. En el sitio que en las logias latinoamericanas de sistemas afines al escocismo, ubicaríamos a los expertos.

¿Cuáles son las funciones de un Segundo Vigilante?

Aunque las funciones de este oficial podrían limitarse a auxiliar tanto al Venerable Maestro como al Primer Vigilante en la apertura y clausura de la Logia; el Segundo Vigilante tiene una serie de obligaciones más que a continuación mencionamos:

  • Auxiliar al Venerable Maestro y al Primer Vigilante en la apertura y clausura de la Logia.
  • Auxiliar al Venerable Maestro y al Primer Vigilante en los conferimientos de grado.
  • Instruir a los hermanos Aprendices de la logia.
  • Suplir al Venerable Maestro en el ejercicio de sus funciones en caso de ausencia de este y la del Primer Vigilante.
  • Acudir a las sesiones de la Gran Logia en caso de que se les permita acceso a las luces de la logia o en suplencia del Venerable Maestro en caso de que ni este ni el Primer Vigilante pueda asistir.
  • Proponer hermanos Aprendices para obtener el grado de Compañero Masón.

Obligaciones de un Segundo Vigilante en funciones.

Aunque se trata de un puesto relativamente sencillo dentro de los trabajos regulares de una logia. Un Segundo Vigilante tiene un gran peso sobre su cabeza, el tema de la instrucción de los aprendices de la logia.

Las logias masónicas se nutren a partir de la presencia de nuevos operarios. De aprendices masones que están en el camino del conocimiento. Estos aprendices generalmente son personas que están dispuestas a trabajar y que se encuentran ávidas de conocimientos. Esto representa una gran responsabilidad para el Segundo Vigilante; quien, a mi manera de ver las cosas, tiene la misión más importante que puede tener un hermano masón; la de instruir a nuevos masones.

Logia de instrucción

Un aspecto que no puede perder de vista un Segundo Vigilante, es que representa a la imagen y el ejemplo a seguir de un masón. Que mientras otros hermanos realizan funciones de carácter administrativo, él se dedica a preparar hermanos que pronto se van a convertir en los compañeros masones que estarán a punto de llegar a la maestría.

Esta responsabilidad es más importante aún, si buscamos que nuestra logia tenga masones de excelencia. Como hemos dicho en el blog hasta el cansancio, no todos los masones somos iguales y no toda la masonería es la misma; por lo que se vuelve una tarea crítica la del Segundo Vigilante; pues si este hace bien su trabajo está garantizando que la logia aumente su nivel.

Eso generará un gran crecimiento no sólo para la logia en lo particular, sino en la masonería en lo general.

Recomendaciones para un Segundo Vigilante

La preparación constante es uno de los secretos para que el Segundo Vigilante tenga una gestión óptima y satisfactoria para ambos extremos.

Si un Segundo Vigilante no tiene la capacidad de estudiar y prepararse para la misión que le toca; es su responsabilidad recurrir a hermanos que tengan más conocimientos en busca de la instrucción que le hace falta.

Un Segundo Vigilante tiene que inspirar a los hermanos aprendices a la realización de trabajos escritos, a la investigación en material de calidad; en fuentes masónicas serias para realizar su trabajo de investigación.

Debe ser capaz de guiar a los aprendices discriminando y eligiendo entre fuentes masónicas de dudosa procedencia y documentos aprobados por grandes potencias masónicas, textos avalados por otros maestros masones y un largo etcétera.

Hay segundos vigilantes que optan por libros masónicos como el de los 33 temas del aprendiz masón: https://amzn.to/3cfH0IE. Y no está mal, sirve como un primer libro de referencia que vale la pena explorar y sobre todo ser complementado con más material como El Libro del Aprendiz Masón de Oswald Wirth: https://amzn.to/3iLb3dD y otros. La recomendación es que explores más para que puedas ofrecer más.

En resumen, el segundo vigilante es una especie de profesor de masones nuevos y como en toda escuela de pensamiento; sin una base teórica sólida, no tenemos nada.

Puntos Clave para un Segundo Vigilante:

Para que tu trabajo con los aprendices sea exitoso, es recomendable que tengas presentes los siguientes puntos clave. Aunque no son los únicos, es muy importante que los tomes en consideración.

mandil de segundo vigilante
  • No lo sabes todo. Los Segundos Vigilantes son los encargados de la instrucción, sí. Pero esto no quiere decir que sean los típicos profesores que conocen de todos los temas y de los que no saben, lo inventen. Es una tarea fundamental trabajar en la soberbia propia para transmitir conocimiento a otras personas. Una tarea compleja pero no imposible.
  • Debes leer todo el material que vas a recomendar. La cantidad de materiales que se encuentran en internet es brutal. El problema con esta apertura en materia de contenido masónico en línea es que no toda la información es de calidad. Tu trabajo como Segundo Vigilante es servir de “filtro” para que toda la información que le llegue a tus aprendices, sea de una calidad aceptable.
  • Eres el ejemplo. Tú eres el primer contacto que tiene un aprendiz con el mundo de la masonería. Ellos esperan de ti una persona que cumpla con los principios que intenta enseñar. Así que, en la medida de tus posibilidades, intenta cumplir con el objetivo de servir de ejemplo a los demás.
  • Instruye periódicamente. Aunque es complicado encontrar el tiempo adecuado para todas nuestras tareas. El segundo Vigilante debería realizar programaciones mensuales respecto de sus instrucciones, mismas que deberían estar calendarizadas con anticipación en un día diferente al de trabajo en logia. Estos días de instrucción deberían estar dedicados únicamente al trabajo de instrucción.
  • Instruye sobre trabajo ritualistico y sobre ejecución de ritual. Los masones necesitamos aprender a ejecutar los rituales con excelencia; es tu trabajo como Segundo Vigilante lograr que los aprendices trabajen de manera ordenada la ejecución de las ceremonias.

Que no te venga grande el puesto

Los hermanos aprendices son personas con un alto grado de compromiso y energía. Suelen ser personas que están más entusiasmadas que el resto de los hermanos de la logia. En este sentido, el Segundo Vigilante, tiene que “dar el ancho”. No hay nada peor para un aprendiz con altas expectativas y súper motivado por aprender, que un Segundo Vigilante apático y sin ganas de enseñar.

Si consideras que te hace falta motivación o quizá conocimiento, lo mejor sería que te prepararas para el cargo que estás desempeñando o en caso de que veas irreconciliable la situación con tus ocupaciones profanas, delegues esta función a otro hermano de la logia.

No está mal decir “no sé” o “no puedo”. Lo que está mal es no hacerse a un lado por temas de ego. No olvides leer, la masonería se trata en buena medida de eso, nosotros te recomendamos algunos libros para complementar tu biblioteca y para que tengas algo más que ofrecer a tus hermanos aprendices en este artículo: 7 Libros masónicos que debes tener en tu biblioteca.

Consideraciones Finales sobre las funciones de un Segundo Vigilante

Los hermanos que desempeñan la función de vigilantes en una logia suelen ser personas competentes. A estos hermanos se les ha confiado una de las funciones más críticas dentro de una logia, la de instruir a nuevos hermanos masones en los saberes de nuestro arte real.

Tienes ante ti la oportunidad de preparar a las futuras generaciones de una logia. De instruir a los que después serán los vigilantes o el venerable maestro. Este tipo de responsabilidades no son dimensionadas hasta que comienzas las problemáticas.

joya de segundo vigilante

Hasta que te encuentras con Maestros Masones a los que les hizo falta instrucción y van por la vida inventando porque no son capaces de aceptar su propia ignorancia. Este tipo de personajes son los que más perjudican a la masonería y son aquellos a los que tratamos de combatir. No fomentes la creación de Maestros exprés o masones mediocres.

¿Te gustaría que escribiéramos sobre algún tema masónico en especial? Déjanos un mensaje en nuestra sección de Contacto y cuéntanos más sobre él. Hagamos crecer esta comunidad masónica.

Hemos llegado al fin de este artículo, les agradecemos por sus grandes muestras cariño y recordándoles que nos pueden seguir en Facebook y Twitter. Les agradecemos por todo su apoyo, este proyecto se realiza con mucho esfuerzo para que tengan contenido de calidad disponible en su idioma.

No olviden compartir el artículo en las redes sociales y con sus hermanos, nos ayudan mucho recomendándonos y siguiéndonos en nuestras redes sociales. 

Saludos de parte del equipo de El Blog del Masón.

Maestro Masón.

Deja un comentario